Besos con Lengua

Se dice que los franceses son los más apasionados en una relación, y su fama es tanta, que en honor a la explosión de sentimientos que experimentaban en el arte de besar, se propuso llamar al beso con lengua como el “beso francés”. Pero no es necesario ser un ciudadano del país del amor, para ser apasionado al momento de besar con lengua.

Todo depende si la persona que los da, sabe en qué momento, cuándo y cómo se dan estos besos. De hacerlo bien, despertarán una placentera energía sexual.

Para saber en qué momento darlos y aprender a besar, se debe previamente besar los labios de la pareja sin apuro, mientras se abre poco a poco la boca. Si la reacción de este beso es buena, es cuando se debe introducir lentamente la lengua en la boca. La idea es que se encuentren ambas lenguas mientras se siguen besando, jugar un poco dentro de la boca, será un encuentro excitante.

Nunca se debe intentar introducir la lengua hasta el fondo, ya que esto en vez de causar placer, causaría molestias. Lo que se desea es encender la pasión y no apagarla por dejar sin respiración a la pareja al momento de besar. Los besos franceses se podrán disfrutar más si no son tan agobiantes, es decir no tan largos ni profundos; si la pareja se aleja mientras se da este beso, será señal de que no le ha gustado, pero si se escuchan suspiros o gemidos tengan por seguro que el beso es disfrutado al máximo.